Hoy hemos recibido en la Federación Cántabra de Fútbol una comunicación de parte de la Seguridad Social donde claramente resuelven lo siguiente:

Captura de pantalla 2016-05-10 23.01.40

Pocas cosas nos quedan tan claras como esta. La Seguridad Social razona su decisión en base a los siguientes hechos y fundamentos de derecho:

Captura de pantalla 2016-05-10 23.00.31

que la prestación de servicios fue prácticamente inexistente“, o “la contratación fue realizada a los exclusivos efectos de favorecer el acceso por parte de la trabajadora a prestaciones derivadas de la cotización efectuada” son frases muy claras y que dejan suficientemente demostrado el carácter fraudulento de la contratación de Mª Eva Vilar Vega.

Lo peor es el coste que supuso para la Mutualidad de Futbolistas en Cantabria el pago de más de 1.000 euros mensuales en cuotas de seguridad social por un contrato falso y simulado. Es decir, 12.600 euros de nada a costa de lo que cada padre pagó por el seguro médico de su hijo.

Esto no tiene perdón posible y la Federación y su Mutualidad actuarán contra todas aquellas personas que hayan sido responsables de este fraude empezando por Alberto Vilar como padre y responsable de la Mutualidad en Cantabria, de Fernando Quijano como responsable de la firma de los contratos ficticios de la hija de Alberto, así como de José María Castillón Casasnovas, director-general de la Mutualidad y jefe de Personal de la misma como persona necesaria para validar los contratos fraudulentos y mucho me temo que a sabiendas, y por supuesto, como máximo culpable a la hija de Vilar, Mª Eva Vilar Vega porque estuvo disfrutando de un salario de más de 60.000 euros anuales a sabiendas que no realizaba ninguna función en la Mutualidad y disfrutaba de sus horas en las tiendas de nombre “Avalarios con Uve” de las cuales es propietaria, y que solicitaba una indemnización por despido de más de 129.000 euros cuando en realidad nunca, NUNCA, trabajó para el Fútbol Cántabro.

La Dignidad no se compra, y la justicia tiene que triunfar. Sin tener demasiados conocimientos jurídicos da la sensación de que estas personas pudieran haber cometido varios delitos contemplados como estafa, falsedad documental, administración desleal y apropiación indebida. Tendrán que responder y defenderse de ellos. Más de 700.000 euros defraudados a la Mutualidad Cántabra no es perdonable ni se puede olvidar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categoría

Uncategorized